.

.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Pintura celeste a la aurora boreal y pa más inri siendo en latitudes bajas . . .

Autor: Chris Cook

He aquí una fotografía realmente bella de la aurora boreal acontecida el pasado 7 se septiembre y que se ha hecho notar en latitudes inusualmente bajas para este fenómeno; acontecimiento cuyo origen es celeste y que se nos presenta en la atmósfera superior. Así y por seguir con el ejemplo al que nos remite semejante obra de arte fotográfica, mencionar que el lugar está ubicado aproximadamente en la misma latitud que Finisterre (La Coruña), es decir, a unos 42º N. En concreto, la foto fue tomada en mismo día 7 en el Cabo Cod (Estado de Massachusetts, noreste de Estados Unidos) por el fotógrafo Chris Cook y cuyos trabajos se pueden consultar clicando sobre el enlace en amarillo.

Y así, siendo una foto francamente hermosa, que lo es, lo realmente notable en la misma es la potencia de la llamarada que se ha producido en el Sol hace escasos días, con eyección de masa coronal incluida. Efectivamente, las llamaradas solares se clasifican según el orden creciente de energía emitida por las mismas y que solemos visualizar en la serie A, B, C, M y X, estando, además, divididos cada uno de los niveles anteriores en 10 puntos. Pues bien, la del jueves pasado fue una X.9, es decir, perteneciente a la categoría más poderosa y cuyos efectos pueden ser catastróficos en sociedades tan dependientes de la tecnología como la nuestra. Así y a modo de ejemplo, baste recortar la tormenta solar de 1859, más conocida como evento Carrington; la más devastadora que recogen las crónicas y cuyos efectos se limitaron, "tan sólo", a interrupciones en las redes de telégrafo por fundido del cableado. Y por supuesto también fue contemplada en latitudes muy poco frecuentes:

"Anteayer a hora avanzada de la noche vio una persona fidedigna dos auroras boreales, que si bien eran más diminutas que la que vimos años atrás no dejaron de causar un efecto maravilloso" (J. Hospitaler, Diario de Menorca - Año 2 Número 237 (04/09/1859)

Sin embargo, si por una de aquellas una tormenta solar como la de hace unos días reúne las condiciones idóneas cuando impacta contra la magnetosfera terrestre, ¡pues bienvenidos a la Edad Media!, al menos durante un tiempo que se podría cuantificar por semanas o incluso meses. Pero vaya, que en esta ocasión y por fortuna ha quedado la cosa en un bellísimo espectáculo multicolor pintado sobre el lienzo del cielo y además en latitudes muy poco habituales cuando hablamos de este fenómeno relacionado con el clima espacial. ¡Chapeau al autor por la foto!






6 comentarios:

Juan L. Trujillo dijo...

Es tan perfecta la toma que me costaba creer que fuese "limpia" y al final he comprobado, entrando en la web del fotógrafo, que está tratada con Photoshop CC.
Lo cual no es merma para reconocer la calidad de todas sus fotografías.
Plenamente justificado el haiku.
Un abrazo.

Mari dijo...

;))) Cielo, te cito: '¡Pues bienvenidos a la Edad Media!'.
Añado, me da que las consecuencias serían muy nocivas para la forma de vida actual, sin embargo, opino que sería una buena oportunidad para que la gente cobrara conciencia de la debilidad que poseen los vericuetos 'tecnológicos' que tanto tiempo ocupan en el día a día de nuestros jóvenes.
Un besito, cariño -La fotografía se me antoja exquisita...¡¡Guapooooo!!...jaja...;P ;P ;P

Valaf dijo...

Cierto, y además lo hemos comentado muchas veces, nena. Parece imparable la progresión de la tecnología en todas las facetas de el fenómeno humano, ahora bien, como muy bien apuntas una cosa es aprovechar las ventajas que nos ofrece la técnica y otra muy distinta esa dependencia que, sobre todo los más jovenzuelos, tienen con las maquinitas. MUY BIEN APUNTADO, GUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAPA!!!!


REEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEGUAAAAAAAAAAAAAAPA, jajajajajajaja...

Valaf dijo...

Así es Juan. Pero vamos, como muy bien dices no le resta ni un ápice a la belleza de la foto que, con todo, es una obra de arte fotográfica.

Un abrazo de nuestra parte!!!

Framboise dijo...

Independientemente de la "manipulación" o no, no deja de ser muy bonita la foto. Pero verlo en directo e in situ es una de mis asignaturas pendientes, una meta que espero alcanzar el año que viene. Y más después de disfrutar de unas fotos espectaculares (¡hechas con el móvil!) que me mandó una sobrina desde Tromso en enero pasado. :)) Una pasada... que según contaba ella, te deja sin aliento.
Interesante todo lo que nos cuentas hoy :) Y el video de la tormenta (que he preferido mirar sin sonido humano ;)
Un abrazo, familia tabernera.

Valaf dijo...

¡También concuerdo con vos, Fram! De hecho, cuando disponga de tiempo libre a destajo es una de las cosas que quiero aprender, es decir, manejar con eficiencia esos programas informáticos que son capaces de proyectar la visión estética de uno sobre una fotografía. Pero para eso me quedan unos cuantos años, más o menos hasta la jubilación, osease y si Dios quiere, bastantes en todavía, jajajajajaja...

También cierto: Noruega, sobre todo en sus tierras cercanas al círculo polar, es una auténtica delicia para estos eventos celestes (las auroras, y es bien cierto, parecen como inmensas cortinas de luz viva cuya belleza te llega muy hondo). Por cierto, casi todas nuestras fotos también son con el móvil y salen bastante apañadas, sobre todo con las ópticas que se calza hoy en día cualquier aparatejo de esos.


Un abrazo de nuestra parte para vos y familia!!!